martes, 2 de abril de 2013

Cola de rape al papillote con mermelada de olivas

El rape no es mi pescado preferido, pero llevaba un par de días en la nevera y había que hacerlo. La gracia de la receta está en la mermelada que, con la textura de la misma, tiene el sabor de las olivas y  es un contraste interesante.


Ingredientes para el rape:
  • 1 cola de rape
  • 1 patata
  • Estragón
  • Romero
  • Eneldo
  • Orégano
  • Clavo
  • 1 cubicaldo casero de pescado
  • 1/2 vaso de agua


Como veis en la foto, no aparecen ni el vaso de agua ni el cubicaldo. Esto es porque a media receta me dio por cambiar y, lo que iba a ser una guarnición de patatas, pasó a ser un puré de patatas. Cosas que pasan.

La preparación es sencilla: pelamos la patata y la cortamos a rodajas. La ponemos en el recipiente para cocinar al papillote (recordad que con papel de plata o papel para cocinar también sirve, no hace falta que tengáis el artilugio).

Encima ponemos la cola de rape. No es mi pescado favorito, pero es el que me sobraba de lo que había utilizado para hacer caldo y  no es cuestión de tirar comida.

Salpimentáis, y espolvoreáis con las especias. Un par o tres de clavos insertados bastarán.


Y al horno, que previamente hemos precalentado, a 180ºC.

El pescado es de cocción rápida. Entre 25 minutos y media hora y ya lo podéis sacar.


Las patatas son otra historia. Aquí es cuando se me ha ocurrido convertirlas en puré. Le he añadido el 1/2 vaso de agua y el cubicaldo.

Éste es un  primer plano de los cubicaldos. Es un producto muy fotogénico, no tengáis miedo. Tengo books y books enteros de cubicaldos posando. Y nunca me ha decepcionado.


Aquí un cubicaldo depositado grácilmente en el recipiente. ¿Lo veis? Es un don.

Al horno. Tranquilamente, otra media hora. La verdad, no me acuerdo. Id comprobando, la patata se ha de deshacer cuando la pinchéis con el tenedor.

Llegado el punto.


La retiráis y, en un plato, con el agua que no se ha evaporado, la trituráis con un tenedor.


Primera parte hecha.

Ingredientes para la mermelada de oliva:
  • 100 gr de olivas verdes
  • 25 gr de azúcar blanco
  • 25 gr de azúcar moreno


En realidad son dos laticas de olivas para hacer los 100 gr. Y, en realidad, éstas están rellenas de anchoas, que no era mi intención.

Si la parte del rape era fácil, esto es más que fácil. Esto lo puede hacer un niño de 5 años con el carné de manipulador de alimentos. Que los hay.

Cogemos las olivas, les pegamos un golpe de grifo. No literalmente, abrimos el grifo, dejamos que circule el agua y ponemos las olivas debajo. Y las tenemos en remojo en un bol una media hora.


Las escurrimos y las pasamos por el turmix hasta que nos quede una pasta. Una pasta de olivas.


Añadimos el azúcar y mezclamos todo bien. En una sartén untada con mantequilla


Añadimos la mezcla.


A fuego lento, hasta que el azúcar empiece a caramelizar. Y nos quede algo más o menos así


Al mini-tupper


Estuve buceando por Internet y sólo encontré una página en la que explicara de forma clara cómo hacer la mermelada. Como básicamente, he seguido el proceso que ahí explica, cito la fuente: La cocina plural

2 comentarios:

  1. Jajajajaja...la receta no sé si la haré, pero me he partido de la risa leyéndola. Y ya puesta me he dado una vueltecita por algunas otras y me declaro muy fan de los cubicaldos modelos y de tu manera de explicar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario! Para serte sincero, la mermelada no me entusiasmó. Sin embargo, mis compañeros de trabajo quedaron encantados.
      Lo de los cubicaldos es así. Son gráciles por naturaleza.

      Eliminar